+ Adentra



Blog de Adentra "La Marea"
ADENTRA
Soy lo que siento,
sent com soc
.


MUJER MARIPOSA

“Dicen que cuentan, que entre dos mundos... una Mujer se atrevió a ser Mariposa.

Cuentan que dicen, que la primer vez que pudo ver sus alas reflejadas... fue una noche de luna llena, asomada a la orilla de mil encantos, frente a una marea constante de olas y holas.

Y dicen que cuentan... que al verlas en su quietuded reflejadas, un suspiro salió de su boca y que, con una lentitud elegante, dio sus primeros pasos a la mar.

Mientras, con su pié desnudo, dibujaba al agua corazones.
Del gesto nació la ternura y de la ternura el recuerdo,
y dicen que, hay estrellas en la noche que, todavía hoy, aguardando el sueño,
se preguntan sólo por preguntar…
¿Qué nombre guardará el susurro en su secreto de Mujer Mariposa?

Pero poco importa a la quietud la calma,
si ya fue o ya pasó lo que fuera…
a que negar que en el movimiento
se nota la ausencia.”







Entre verdes de campo en flor y setas de almendros…
ya no cabe más que derramarse al universo.

Y mas que nada, por no quedar suspendida en el espacio
al tiempo en que soy capaz de sentir que a mí...
también me nacieron alas.

Como salvia a la Vida, como calma a la sed,
y libre ya de tantos “tantos” arriesgo el salto,
total si duele ya aprendí a componer el gesto.

Hay quienes se van sin huir,
del mismo modo que hay quién puede volver sin querer.
Llamémosles querencia de Vida aunque formen parte del pasado.

Fue amando como aprendí a querer…
y sin querer la Vida me pierde entre corrientes de aire,
haciendo volteretas.

Porque no importa tanto lo que hacemos
sino el modo en que somos capaces de disfrutarlo.
Arriesgar en el impulso de ser una misma
entre todas las realidades de un mismo mundo.

Reenconcontrandóndome,
en el sentido más humano de compartir la Vida
descubro un lugar dónde la sombra que hacemos al sol…
forma parte de la luz de la Vida.

Un lugar,dónde el vacío se ondula frente a esa marea constante
de tantas idas y venidas de tantas olas, entre tantos holas.
Un lugar dónde el valor se gana perdiendo
el juicio de una misma frente al espejo...
Y es, ese lugar exacto, dónde la mirada es sostenida
entre aquellos que somos capaces de sentirla.

Ahora sobran o faltan las palabras
o quizás es que desde éste nuevo horizonte
habrá que re-descubrirlas todas y cada una de ellas,
como si nunca hubiéramos aprendido.

Nunca tuve mejor pasado que descubrirle al futuro.

... y tocada, tocada en la huella de la presión del mundo,
fragilidad, ya no quiero que me abandones.”

su+